La espiritualidad en tiempos de Francisco

22 may. 2013

La llegada de Jorge Bergoglio a Roma provocó una explosión espiritual sin precedentes en la Argentina y en el mundo. Su carismático liderazgo, marcado por sus raíces porteñas, lo catapultó hacia el ojo de la atención pública internacional en una época en que domina en el mundo una crisis institucional.
Por Mariana Badeni
"Se nota una gran esperanza en las comunidades que vislumbran un aire de renovación no solamente de la Iglesia sino de las personas. Se ve a la gente mejor y esto genera un estado de mayor comunidad, de mayor oportunidades de compartir", explicó a La Prensa el sacerdote Jorge Oesterheld, vocero de la Conferencia Episcopal.
"Creo que la elección de Bergoglio produjo un efecto de esperanza en el sentido en que él no se colocó en un posición distante como muchos líderes lo hacen cuando asumen cargos o mandatos. Su persona transmite un mensaje cálido, con un lenguaje cotidiano a través del que cualquier persona puede identificarse", enfatizó a La Prensa Harry Campos, médico psiquiatra y psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).
De esta forma, tanto en católicos como practicantes de otras religiones, ateos y agnósticos ha provocado un efecto nunca antes visto. Ni siquiera las visitas a la Argentina de Juan Pablo II, con su mensaje paz en junio de 1982 y abril de 1987, provocaron tantas demostraciones de esperanza como las observadas desde la elección de Bergoglio.
"Creo que es muy novedoso lo que está sucediendo y, al mismo tiempo, diferente a la visita del Papa en aquellas ocasiones. Esto es más profundo y se plantea como algo que es mas probable que continúe en el tiempo. No creo que sea una moda sino que va a significar para la Iglesia y la sociedad una renovación muy interesante y enriquecedora", subrayó Oesterheld.
MENSAJES
Palabras como misericordia, solidaridad y amor al prójimo sobresalen de los discursos de Bergoglio y contrastan con los que actualmente predominan a nivel local y mundial donde es más usual que se hable de odio, violencia, inseguridad y corrupción.
"Las necesidades que hay hoy en día, llámense espirituales si se quiere, respecto a la humildad, a la solidaridad y al amor al prójimo no son patrimonio sólo de los católicos sino que son de la humanidad", explicó Campos.
Luego agregó que "Esos odios religiosos y partidarios que se ven en los continentes generan cansancio y exclusión. Por eso, para las personas, oír que alguien como un Papa hable de inclusión y de unidad despierta interés y expectativas en todo el mundo".
El uso de temáticas como el cuidado del medio ambiente también ha generado repercusión internacional. ""Es significativa la importancia que le da el Papa a la ecología y a la naturaleza porque eso hace que mucha gente le de un lugar importante en su vida espiritual a la naturaleza y a su cuidado"", señaló el vocero de la Conferencia Episcopal.
En tanto, los mensajes de Francisco también incluyen la referencia de un camino para transitar en unidad y armonía. "Cuando el anuncia algo así plantea que hay un destino y que se camina en esa dirección. Es un mensaje para todos y con gran peso histórico porque se vislumbra que está fundando un proceso", reflexionó el médico psiquiatra sobre las causas que provocaron tanto interés por el Papa argentino.
VALORES
En una época donde la modernidad esta signada por los dictados del consumismo, la visión de Bergoglio parece ser un rescate de valores olvidados.
"Creo que justamente porque hay tanto consumismo en el mundo y la gente lo ha experimentado, hasta sufrirlo, es que se dan cuenta de que no se trata solamente de plata o de consumir cosas porque eso no sacia el corazón humano. Por eso se busca lo espiritual, lo que no han encontrado en el consumo", enfatizó Oesterheld.
Caracterizado por lo efímero y la falta de un proyecto a largo plazo, el consumismo también marca en el ser humano la falta de solidez existencial.
"A Francisco lo ven como un ancla en una realidad líquida con amores líquidos. Las personas necesitan estructuras que sean sólidas y que los contengan. Todo lo contrario a lo que realiza el consumo que tapa el vacío existencial que cualquier persona puede tener", subrayó el médico.
Así, en tiempos de lanzamiento de nuevos modelos de celulares, computadoras, de ropa y accesorios de moda, las personas se vuelcan a relegar la adquisición de esos productos para sumarse a ese ejemplo austero que demuestra Francisco desde que salió al balcón del Vaticano en medio de la ovación de una multitud que lo aguardaba en la plaza San Pedro.
"Puede ser que la gente comience a insertarse en un canal que los trascienda como es el amor al prójimo y que a través de eso comiencen a manejar valores. Pero no como algo religioso sino como algo humano y que fomenta vínculos", explicó el psiquiatra.
Un ejemplo de esta visión de generar valores para compartir se puede observar en la imagen que el propio Francisco mostró como un humano frágil, que pide que lo cuiden, y con sus hábitos cotidianos, como no despegarse de su mate. Así, el lazo que construyó desde su primera aparición en público revolucionó el diálogo que se venía constituyendo entre los fieles y los anteriores pontífices.
DESAFIOS
"El romance de los 100 días que tienen todos los gobernantes seguramente se le acabará también ha Francisco pero creo que justamente su accionar va a sedimentar este camino del que habla y, a lo mejor, ese proceso sea renovador. Esperemos que la posibilidad de incluir a los marginados, de terminar los hechos de violencia y de corrupción se hagan realidad. Creo que es el deseo de todos los que se volcaron al llamado de Francisco", enfatizó el médico de la Asociación de Psicoanalítica de la Argentina.
En tanto, el vocero de la Conferencia Episcopal destacó que "el desafío es que todos los cristianos seamos capaces no solamente de alegrarnos de como es el Papa sino también de imitarlo. Es decir, de la manera en que todos los cristianos somos capaces de ser sencillos, optimistas, con esperanza y cercanos entonces estaremos realmente siguiendo el camino de Francisco. Lo importante es que lo que sienten las personas no quede en palabras sino que se vuelque a hechos".

Fuente: http://www.laprensa.com.ar/407332-La-espiritualidad-en-tiempos-de-Francisco.note.aspx