Monseñor Barbaro visitó dos parroquias e impartió el sacramento de la Confirmación

30 jul. 2015

Coronel Du Graty, el pasado sábado 25 de este mes, el obispo de la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, Monseñor Hugo Nicolás Barbaro, visitó las comunidades de Hermoso Campo y Coronel Du Graty. Se reunió con los fieles, celebró la santa misa e impartió el sacramento de la Confirmación a muchos jóvenes y adultos.
En la parroquia de Hermoso Campo
En la parroquia de Hermoso Campo, Monseñor Barbaro, se reunió con fieles que colaboran con el párroco, padre Enrique Ledesma, en la atención pastoral de la comunidad. Durante la reunión manifestaron la necesidad de fortalecer la visita a numerosos fieles que se encuentran imposibilitados de participar en las celebraciones comunitarias, sea porque son ancianos y viven solos o porque están enfermos. El Obispo agradeció el trabajo intenso que realizan y los animó a seguir colaborando y e invitando a más fieles a comprometerse con la tarea evangelizadora. En la Santa Misa, más de 60 jóvenes recibieron el sacramento de la Confirmación; luego de la Eucaristía, el obispo mantuvo un encuentro con los confirmados.

Parroquial de Coronel Du Graty. 
El mismo día, Monseñor Barbaro se trasladó a la vecina comunidad parroquial de Coronel Du Graty. Allí se reunió con el párroco, padre Carlos Merlo. Antes de la Misa, el obispo conversó con los fieles que recibieron la el Sacramento de la Confirmación.
En ambos encuentros con los jóvenes, Monseñor Barbaro, habló a los jóvenes y los orientó a pensar en proyecto de vida de cada uno y que la sociedad se espera de ellos que colaboren para un mundo mejor, que integre a todos y donde se vivan sobre todo más cristianamente. Que no descuiden su vocación, donde Dios los llama a hacer cosas grandes, y que deben confiar en la gracia que reciben y apoyarse en la oración, en los sacramentos y en las buenas obras.

Entrevista a Monseñor Barbaro en Coronel Du Graty.
Luego de la Misa donde Monseñor Barbaro impartió numerosas Confirmaciones, el obispo respondió algunas preguntas. Manifestó la alegría de ser parte en la fiesta de las Confirmaciones y recordó como en su infancia había aprendido que la Confirmación “nos hace soldados de Cristo, nos fortalece, nos ayuda vivir con heroísmo nuestra fe cristiana; lo vemos en el empeño de hacer bien las pequeñas cosas: desde llegar puntuales a la misa, sonreír, trabajar bien, realizar pequeños esfuerzos cuando nos cuesta alguna cosa, buscar lo que me acerca a Dios y rechazar lo que me aleja, luchar contra tentaciones y discernir lo que Dios quiere para mi vida; todo este empeño implica la ayuda del Espíritu Santo que recibimos en la Confirmación”.

Ante la pregunta como trabajar con los jóvenes ante los desafíos actuales, el obispo respondió que cada época tiene sus dificultades. Puntualmente no debemos olvidar que “los jóvenes son capaces de cosas grandes, tienen ideales y son muy generosos. Hay que rezar ellos y nosotros como adultos debemos dar testimonio. Todos debemos trabajar por los jóvenes, son el futuro de la sociedad: con paciencia, siendo atentos y aconsejanlos y formarlos bien”.

Monseñor Barbaro incentivó a los jóvenes a Buscar la felicidad: “Todos estamos llamados a buscar la felicidad, es más, Dios nos invita a ser felices. La felicidad no está en las pasiones desordenadas, en la pereza o en caer en las tentaciones. La felicidad está dejarnos conducir por Dios, con buenas disposiciones, buenos propósitos, entrega en la familia, buenos fines, conocerse; es reconocer los talentos –como en la parábola bíblicas- y no esconderlos sino ponerlos al servicio”.

Monseñor Barbaro, al ser interrogado sobre las obras que se realizan en el templo parroquial destacó que: “Hay que agradecer a Dios por todo el trabajo que se está llevando adelante y que falta poco para finalizar. El templo es la casa de Dios, por eso el esfuerzo que quede bien, y que ayude a rezar. Manifiesta, además la piedad del pueblo, que manifiesta en este esfuerzo la preocupación por su propia vida espiritual”. Agradeció la colaboración de todos los fieles como al gobierno provincial.

A la pregunta sobre las próximas elecciones, Monseñor Barbaro, insistió en tomar conciencia: “luchar por un país que siga adelante, con justicia, en paz, donde cada uno puede desarrollar sus capacidades. Soy obispo de todos e invito a todos a construir cada día nuestra nación, y no preocuparnos solo en las eleccions o mirar desde afuera; implica que cada uno sirva a los demás, que trabaje bien, en todas las áreas”. Además destacó cuidar la unidad –como insiste el Papa Francisco-, en trabajar unidos; el país se construye colaborando entre todos.