Mensaje de Navidad 2014

23 dic. 2014

Mensaje de Navidad 2014
+Hugo Nicolás Barbaro. Obispo de San Roque de Pcia. Roque Sáenz Peña

Con enorme alegría nos acercamos a la Navidad. Este suceso crucial en la historia de la humanidad –el Nacimiento del Hijo de Dios- aunque ocurrió hace 20 siglos es absolutamente actual: ese Niño es Dios y Hombre, y Dios es eterno, siempre actual.
Santa María Virgen y San José tenían fe en que delante de sus ojos estaba Dios hecho Hombre. Esto los llevaba a contemplar a ese Niño con inmenso amor, queriendo aprender y dejarse transformar por Él. Cristo nació en Belén, pero nació en las vidas de Santa María y de San José, vidas que fueron continuamente mejorando, al contemplar y tratar  a Jesús, el Hijo de Dios.

¡Qué objetivo tan bueno para esta Navidad es que Cristo nazca en nuestro corazón, nos transforme, nos mejore continuamente! El trato con Dios cambia nuestros pensamientos, nuestro corazón, nuestro comportamiento, los mejora. ¡Cómo cambia una persona que reza! Se va haciendo al estilo de un hijo de Dios, y Dios nos ayuda a ir superando nuestras limitaciones y purifica nuestros errores.
¡Cuánto nos quiere Dios! Dejemos que se meta en nuestras vidas. Se lo facilitamos con nuestra oración, y frecuentando los Sacramentos, particularmente la Eucaristía y la Reconciliación, confesando nuestros pecados. Se nota mucho cuando alguien deja meter a Dios en su vida y lo nota en especial la propia familia. Tenemos experiencias: alguien se acerca a Dios y mejora su carácter, se vuelve más bueno, y se superan conflictos.   
Los invito a pensar en la familia como lo está haciendo el Papa Francisco. Que con la ayuda de la Sagrada Familia sepamos fortalecer los vínculos que nos unen a nuestros seres queridos, perdonando, comprendiendo, dejando de lado el egoísmo, los celos, el orgullo, la violencia, todo aquello que pueda envenenar un hogar. Tenemos que pedir más a María y José que nos enseñen a darnos por completo a los demás, aun a costa de dolor y sacrificio. Tantos sufrimientos y crisis en las familias, tienen su origen en que no se ha sabido amar. Amar no es buscar y recibir, es darse desinteresadamente y por completo como hizo Cristo en la Cruz.
Esta Navidad será muy feliz, si nos acercamos un poco más a Dios y si buscamos una mayor unidad en las familias, de la que María y José son un modelo acabado: ninguno de ellos piensa en sí mismo, no hay lugar para el "Yo" sino siempre para el otro, para los demás. En las familias cristianas hay pesebres; nos vendrá ben pensar al mirarlos en el ambiente de amor y alegría que se respiraba en el hogar de Nazareth.
Aseguro mis oraciones por cada persona, por cada familia de la Diócesis, por quienes sufren o más las necesitan. Junto a nuestro Obispo auxiliar Monseñor Gustavo Alejandro Montini les envío un cariñoso saludo y la bendición. ¡Muy feliz Navidad!
Pcia. Roque Sáenz Peña, 23-XII-2014.




Aprovecho la ocasión para desearles una Feliz Navidad y un próspero 2015! Dios viene a nuestro encuentro; no perdamos esta oportunidad para renovarnos como hijos de Dios y recibir la gracia de lo alto.
Mis oraciones por cada uno de ustedes, sus familias y su trabajo. 

Padre Walter Groh
Oficina de Prensa
Diócesis San Roque