HOMILIA DE LA VIGILIA PASCUAL 2014 (19-04-2014)

19 abr. 2014

VIGILIA PASCUAL 2014
La liturgia, que es la Palabra de Dios celebrada, abunda en estas oportunidades en signos a cual mas elocuente: la oscuridad que provoca temor e incertidumbre, el fuego que produce calor y luz, el agua que lava, reconforta y fecunda… Todo ello inspirado por una secuencia de textos bíblicos que van hilvanando escenas significativas del plan de salvación que desembocan en el Misterio Pascual. El cual estamos celebrando justamente en éste Santísimo Triduo Pascual que llega a su desenlace en ésta solemne Vigilia que estamos celebrando.
A lo largo de estos días hemos estado viviendo un drama que comenzó el Domingo de Ramos. En el cual pasamos de una parte triunfal en la que vivábamos a Jesús mientras lo saludábamos con ramos al entrar triunfalmente en la Ciudad Santa, al drama de la Pasión meditada y marcada por el rojo de la sangre… Ese drama se fue explicitando en los días subsiguientes hasta desembocar en lo que aparentemente es la derrota del protagonista del mismo… Un hecho tan traumático que nos deja a todos sumergidos en el silencio del viernes y sábado santo, sumergidos en la ausencia de Dios ya que ha muerto aquel que era nuestra única esperanza…
Sin embargo, cuando todo parecía acabado nos encontramos con que no todo está perdido; nos encontramos con que la tumba está vacía. Es que nuestro héroe no ha sido derrotado, sino que por la fuerza del amor ha vuelto a la vida, y lo ha hecho revestido de nuevas cualidades…Lo que puede parecer un guion cinematográfico no lo es, sino que es la misma Palabra de Dios; el protagonista es nada mas y nada menos que el que fue esperado a lo largo de las generaciones… Y no es ficción para pasar el rato sino la realidad definitiva en la que se juega nuestro propio destino y el de toda la humanidad.
Ahora bien, como fue la resurrección… ninguno de los evangelistas la narra, mas tarde los artistas trataran de bosquejarla representando a un Jesús resplandeciente que sale del sepulcro ante los guardias que se desploman espantados… En realidad la resurrección es un acontecimiento que escapa a nuestras categorías de entendimiento; es un misterio no porque sea algo que se nos oculta sino porque sobrepasa nuestro entendimiento, por ello no se lo puede relatar en imágenes sino acceder a él por sus consecuencias: la tumba está vacía y un ángel que baja del cielo hace se sienta triunfalmente sobre la lápida desplomada, y da la gran noticia a las mujeres piadosas.
Pero una vez mas, hemos de ir a lo que es el "dinamismo" de éste de plan de salvación que tiene su punto de inflexión en Misterio Pascual. Hemos dicho "dinamismo", que según el diccionario es: energía activa, vitalidad que estimula los cambios. Ese dinamismo es el del amor; es que el amor de suyo es dinámico. Amor y resurrección, implican movimiento, cambio estimulados por la vitalidad… y esto tiene implicancias en nuestras vidas, en nuestra manera de vivir, vincularnos, actuar, relacionarnos...
Días pasados los medios de comunicación nos dieron a conocer la terrible historia de una niña que durante años estuvo sometida, encerrada en un lugar con animales, llevando una vida infrahumana, por una pareja que adoraba a "san la muerte"… éste es el mas claro ejemplo de lo que genera en las personas el haber entrado o no en el dinamismo del plan de salvación proyectado por Dios desde el mismo momento de la caída de Adán y Eva.
El cristiano es tal en tanto y en cuanto es bautizado; y el bautismo implica morir y renacer. Morir a una vieja manera de subsistencia para empezar a vivir desde el dinamismo del amor; del amor de verdad no de la caricatura de amor que muchas veces nos presenta la ficción… Celebrar la Pascua no es celebrar un acontecimiento del pasado, un hecho histórico que queda en eso; sino un hecho del que yo soy parte gracias al bautismo y que implica la recreación de mi manera de vivir que se expresa en las renuncias y profesión de fe que haremos en unos minutos.

audio de la Homilia:
------------------

------------------------