Se inició la 22ª misión Diocesana en el Impenetrable Chaqueño

5 ene. 2014

(Presidencia Roque Sáenz Peña) Como cada año, numerosos jóvenes se suman al desafío de visitar las zonas más alejas de la Diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña para llevar la Palabra de Dios y compartir la fe con las familias del lugar.
Es la 22ª Misión Diocesana. Se llevará a cabo  desde el 3 al 15 de enero y tendrá como destino la Parroquia "Santa Rosa de Lima" de la localidad de Taco Pozo. Dicha localidad se encuentra al suroeste del Impenetrable chaqueño, a 320 km de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, sede de la Diócesis. Limita con las provincias de Salta y de Santiago del Estero. El pueblo cuenta actualmente con más de 10.000 habitantes, de los cuales un buen número procede de las provincias vecinas. La circunscripción parroquial cuenta actualmente con 23 comunidades, distribuidas tanto en la zona urbana, como rural.
Los misioneros, provenientes de las distintas parroquias de la Diócesis, se congregaron al frente de la Iglesia Catedral "San Roque" donde recibieron la bendición y emprendieron el viaje. A su llegada, serán recibidos por los fieles de Taco Pozo y el párroco, presbítero licenciado, Rubén Pérez; seguidamente se dará inicio a un Retiro Espiritual de dos días, antes de la visita a las familias.
Los misioneros serán separados en varios grupos. El objetivo es visitar tres barrios y siete parajes rurales de la amplia parroquia de Taco Poco. En el marco de la Misión se celebrarán con intensidad la fiesta de la Epifanía del Señor, conocida como la "Fiesta de Reyes" y el Bautismo del Señor.
Los jóvenes que acompañan cada año esta iniciativa, se preparan previamente, con diferentes talleres y retiros que se realizan a lo largo del año. El último encuentro se llevó a cabo el pasado 30 de octubre y 1 de noviembre el Colegio Politécnico Juan XXXIII, de Presidencia Roque Sáenz Peña,  donde acompañó Monseñor Hugo Barbaro, Obispo de la Diócesis. Diferentes sacerdotes desarrollaron temas como: "Dios vivo y verdadero y su relación con la Iglesia", "la celebración Eucarística", "el significado del amor a Dios y el amor al prójimo" y sobre "las oraciones del cristiano". Por su parte, Monseñor Barbaro saludó a los presentes, presidió la Santa Misa y los animó a llevar a Jesús a los demás con alegría. Antes de partir impartió una bendición especial a todos los misioneros animándolos en este desafío de llevar la Buena Noticia a los más alejados.