MISA ANIVERSARIO DE NUESTRA PARROQUIA 2013

27 dic. 2013

CORONEL DU GRATY: 27-12-2013│Ayer, en la Misa del Aniversario de la Parroquia, el Padre Carlos Merlo Masinopárroco de esta comunidad en su HOMILÍA de aniversario dijo:" Vida y muerte parecen ir de la mano en todo momento, ayer celebrábamos el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo y hoy ya celebramos la memoria de San Esteban, el protomártir; un diácono permanente de origen extranjero perteneciente a la incipiente comunidad cristiana de Jerusalén.
Jesucristo vino al mundo naciendo del seno purísimo de María santísima, para que nosotros tengamos una vida plena. La cual consiste en no ser solo creaturas que por el desarrollo de sus capacidades nos impusiéramos al resto de las creaturas sino para elevarnos a un nivel al que jamás alcanzaríamos por nosotros mismos aunque pongamos a trabajar al máximo todas nuestras potencialidades, que consiste en llegar a ser hijos de Dios, participar de su naturaleza.
Esa filiación divina implica poder ver a Dios cara a cara, conversar con Él, tal como nos narra la primera lectura acerca de Esteban. Esa experiencia de la intimidad con Dios la realizamos en la medida en que vivimos de acuerdo a lo que Él nos va pidiendo a través de sus mandamientos; es entonces cuando el rostro del Dios invisible se nos revela en lo visible, en lo cotidiano, accedemos a descubrir un orden distinto que lo llena todo y le da sentido y consistencia aun a las cosas mas pequeñas. Tal como lo decía, aún sin ser una obra estrictamente religiosa, Antoine de Saint-Exupéry en "El Principito": "lo esencial es invisible a los ojos"
Esa realidad invisible que da sentido, contenido, y lo colma todo; acontece ante nosotros a través de signos sensibles, ello es lo que realizaremos en minutos cuando bauticemos a éstos niños. A través de determinados gestos y palabras se realizará en ellos una muerte y un nuevo nacimiento, a tal punto que ellos tendrán una nueva identidad, serán hijos de Dios; ese cambio se produce en su mismo ser, la teología lo llama un cambio ontológico; un cambio que les permitirá acceder a nada mas y nada menos que la intimidad de Dios, que Él los escuche y responda, el bautismo los cambia de tal modo que ya ni siquiera la muerte podrá tener dominio definitivo sobre ellos, y cuyo fin es gozar del amor de Dios por toda la eternidad.
Hoy celebramos un año mas de la erección canónica de nuestra parroquia. No estamos celebrando a un fundador o a un grupo de personas tal como se hace cuando se celebra el aniversario de cualquier asociación. Sino que estamos celebrando el designio de Dios que hace ya tantos años ha depositado su confianza en ésta porción de su Pueblo que vive en Coronel Du Graty; a la cual al verla con la madurez suficiente le ha confiado nada mas y nada menos que continuar engendrándole hijos mediante el bautismo para que así al hacerlos hijos suyos Él los pudiese amar con predilección, y esa experiencia del amor los lleve a la vida fraterna que no es otra cosa que la de familia de Dios. Y para ese fin la ha dotado de sacerdotes que hacen presente a Cristo Cabeza y Buen Pastor que guía a la comunidad,  que nutra a los hijos de Dios con los sacramentos, instruyéndolos con su Palabra.
La Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, responde a la pregunta acerca de la naturaleza de la Iglesia diciendo que la suya es la misión. Cuando decimos "misión" erróneamente pensamos de modo excluyente solo en la misión "ad gentes"; pensemos en la misión de todos los días que se realiza de distintos modos, ya sea a través del grupo que se junta a rezar el Santo Rosario o la Coronilla a la Divina Misericordia, los que trabajan en la catequesis, o visitando enfermos, o en el consejo económico, o en la sacristía, o en cáritas, etc.
Todos hacen de un modo u otro a la misión de la Iglesia, que en el caso de nuestra Parroquia a de caracterizarse por la perseverancia y fidelidad en las pequeñas cosas de lo cotidiano, humilde y silenciosamente como María que es nuestra patrona.