La Iglesia entró en sede vacante: Benedicto XVI renunció al pontificado

28 feb. 2013

Desde este jueves a las 16 (hora argentina) la Iglesia Católica ha quedado en sede vacante tras hacerse efectiva la renuncia del ahora papa emérito Benedicto XVI. Como gesto simbólico, a las 20 horas de Roma, los efectivos de la Guardia Suiza cerraron las puertas de Castelgandolfo, donde reposa el retirado pontífice.
Con esta fórmula se denomina el período y las circunstancias especiales que se dan cuando una diócesis o iglesia particular queda sin obispo o pastor. La sede apostólica (Roma) permanece en este estado desde la muerte o la renuncia de un papa y hasta la toma de posesión de su sucesor, que será elegido por el Colegio Cardenalicio en una reunión que se conoce como cónclave.

La Guardia Suiza, fuerza de seguridad de la Ciudad del Vaticano, ya no presta custodia a la persona del expapa, sino a los cardenales que se encuentran congregados en Roma.

Según informó el Servicio Informativo Vaticano (VIS), la cuenta de Twitter @Pontifex (y sus similares en otras nueve lenguas) ha sido desactivada, y el anillo del Pescador y sello pontificio fueron anulados. Los apartamentos pontificios, donde residía Benedicto XVI, han sido sellados por el cardenal camarlengo, que en estos momentos es el cardenal Tarcisio Bertone, hasta hoy secretario de Estado.

Las funciones del Papa no serán asumidas por nadie, y la administración ordinaria estará a cargo de un colegio de tres cardenales que asumen en rotación los diferentes asuntos. Con la renuncia del Papa, todos los cardenales presidentes de las congregaciones de la curia romana y el cardenal secretario de Estado dejaron automáticamente sus cargos, a excepción del vicario de la diócesis de Roma, del decano del Colegio Cardenalicio, del Penitenciario Mayor y del camarlengo. No han cesado así los legados pontificios -nuncios, pronuncios y delegados apostólicos.

¿Cómo continúa la elección del nuevo Papa?
El camarlengo convoca a los cardenales electores. Así, transcurridos entre quince y veinte días, los cardenales electores se reúnen en cónclave para la elección del nuevo Papa.

No obstante, el lunes se dio a conocer la carta apostólica en forma de Motu proprio, con fecha 22 de febrero, del papa Benedicto XVI, en la que se establece una serie de modificaciones para la elección de su sucesor, entre las que destaca la facultad que otorga el pontífice a los cardenales para adelantar el inicio del cónclave.

Al presentar el documento, el director de la sala de prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi SJ, dijo que los cardenales decidirán la fecha del inicio del cónclave en las primeras congregaciones generales, que comenzarán el lunes 4 de marzo.

¿Qué dice el Derecho Canónico sobre la renuncia papal?
El canon 332 punto 2 valida la renuncia del romano pontífice siempre que la renuncia “sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie”. Desde el momento de producirse la vacante se aplica el principio “nihil innovetur”, o "que no se innove nada", según declara el canon 335: “Al quedar vacante o totalmente impedida la sede romana, nada se ha de innovar en el régimen de la Iglesia universal. Han de observarse, sin embargo, las leyes especiales dadas para esos casos”.

El gobierno de la Iglesia se confía entonces al Colegio de los Cardenales, solamente para el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables y para la preparación de lo necesario para la elección del nuevo Papa.

La misión del Colegio Cardenalicio en este periodo es la organización del Cónclave y asegurar los derechos de la Sede Apostólica en este periodo

¿Quiénes eligen al Papa?
El Papa es elegido por los cardenales, quienes están vinculados específicamente a la Iglesia de Roma. No participan, en cambio, los obispos. En la actualidad la mayoría de los cardenales son pastores de iglesias geográficamente distantes de Roma, pero ellos están al mismo tiempo incorporados al clero local de Roma.

El Colegio Cardenalicio tiene miembros procedentes de más de 50 países, lo que manifiesta la catolicidad de la Iglesia en la elección del Papa. Actualmente cuenta con 183 miembros, de los cuales 117 son electores y 66 no electores. En esta elección estarán 115 de ellos.

Otras informaciones adicionales pueden consultarse en el especial de AICA.+